¿Qué comer en otoño?


¿Qué comer en otoño?

El otoño nos trae, además del cambio de armario, un cambio en nuestra despensa. Y es que es lógico que nuestra alimentación varíe del verano al otoño. En verano buscamos comidas más ligeras y refrescantes, pero en cambio, en otoño ya empezamos a buscar platos más calientes y consistentes. Aquí te proponemos una lista de algunos alimentos que no pueden faltar en tu dieta en estos meses.

VERDURAS Y HORTALIZAS

Una buena forma de hacer esta transición de la gastronomía veraniega a la otoñal son las verduras. En esta época del año la huerta nos regala deliciosos alimentos para llevar una dieta rica y saludable. Endibias, alcachofas, coliflor, espinacas o pimientos rojos, pueden ser una buena opción para ir adaptándonos al cambio.

SETAS

En lo que a gastronomía se refiere no se puede hablar del otoño sin citar este manjar. Ricas tanto para comer como plato único como para enriquecer otras recetas, podremos encontrar una gran variedad de ellas en el mercado o incluso ir nosotros mismos a buscarlas al campo. Eso sí, esta opción únicamente la recomendamos para quien las conozca muy bien y sepa distinguir aquellas que pueden ser tóxicas. Cocínalas a la plancha, con pimientos asados…anímate hacer una crema de hongos o incorpóralas en tus revueltos.

CARNE DE CAZA

En Otoño es cuando se abre la veda y por eso es la mejor época para degustar la caza de todo tipo: perdices, faisán, jabalí, conejo, becada, ciervo, liebre… Con un sabor intenso, la carne de caza ofrece una alternativa saludable a la carne de cría intensiva de animales, la cual tiene gran cantidad de antibióticos y hormonas. Fuente de proteínas,
hierro y vitamina B, la carne de caza, además, tiene menos grasa que el resto, por lo que proporciona menos calorías. Las codornices escabechadas, las perdices estofadas o la liebre guisada son clásicos que siempre triunfan en nuestra mesa esta época del año.

FRUTAS DE OTOÑO

Si bien las frutas de verano parece que siempre resultan más atractivas, en otoño la oferta también es extensa. Membrillos, granadas, chirimoyas, o los cítricos de otoño, como las mandarinas, las naranjas, los pomelos o las limas, son perfectos para poner el broche de oro a cualquier menú. Pero además de consumirlas frescas, aprovecha estas frutas para realizar conservas y mermeladas que más adelante puede ayudarte a endulzar el frío invierno.

Un plato imprescindible para esta época son las perdices con salsa de setas.

Hay 1 comentario

Add yours